Salte la navegación

Considerada muchas veces como una hortaliza por su sabor salado, la palta es, en realidad, una fruta. Y como tal está llena de propiedades benéficas para el organismo. Originaria de América Central, permite múltiples formas de consumo. Desde el clásico guacamole de México (el primer país en consumo), preparado con tomate, cebolla y cilantro, hasta una simple pasta machacada con aceite, sal y limón.

La palta es rica en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, es decir, contiene ácidos buenos, a diferencia de las grasas saturadas. Se calcula que cada 100 gramos tiene unos 18 de grasa y unas 180 calorías. Pero además, con esa cantidad se cubren las necesidades de vitamina D y aporta gran parte de los requerimientos de vitamina E, B6 y C.

Las variedades Hass y Torres son las más cultivadas actualmente. Los mayores productores de nuestro país están en Tucumán, Jujuy y Salta.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: